diario

LOS OJOS DE RAQUEL MELLER Y LOS DE MARIBEL Y BELÉN

- Soy una persona muy afortunada- me digo cada vez que sentada en la butaca de un teatro me invade el cuentito de alguien que ha sido tan generoso que ahora su historia forma una anilla mas de esa cadena de obras de teatro con la que se podría contar mi vida. Todos tenemos la banda sonora de nuestra vida pero yo además tengo una "cadena" de funciones teatrales, muchas y extraordinarias que me han educado, acompañado, formado, divertido y yo qué sé cuántas cosas más y que son parte escencial de mi vida y la última el msical formato caja de bombones forrada de rojo: “POR LOS OJOS DE RAQUEL MELLER” dirigida y creada por HUGO PÉREZ que después de 6 años en la sala Tribueñe ahora se ve en formato "a lo grande". Me adentro en el Café de Varietés LA GRAN PEÑA después de que un anuncio me diga que voy a ver ATRACCIONES PUNTERAS DE CORTE INTERNACIONAL y me cantan "LOS CUPLÉS DE LA GATITA BLANCA" y “EL CORO DE LAS LAGARTEANAS" y " El RELICARIO" Y "LA VIOLETERA" del maestro Padilla y "VEN Y VEN" la pícara canción de otro personaje que él solo merecería un libro, un musical, un homenaje, TODO: ÁLVARO RETANA, otra mente creadora que también el franquismo se encargó de silenciar por homosexual, divertido e inteligente. Suerte, mucha suerte es contemplar a Maribel y a Belén y a Chelo Vivares y a Carmen Rodríguez, a los 8 actores que componen éste reparto múltiple de personajes y leer en el programa, definiciones tan fantásticas como muy olvidadas: Actriz dramática, Tiple cómica, Galán cómico, Actriz de carácter, Primera Vedette. Es un placer oír y ver éste espectáculo, el vestuario es un prodigio de imaginación y belleza, las coreografías son ingeniosísimas todo acompaña a éste “deambular poético por los hechos de la vida de la Meller” en palabras de su autor. Se pasa por la semana trágica de Barcelona, por los talleres de modistillas y sus miserias del Raval, por la declaración de la Segunda República ,por mi tan añorada, por la Guerra Civil, por Francia, por Argentina y como no por el olvido. No me importaría nada ser una SURIPANTA con carita de muñeca de biscuit en EL GRAN KURSAAL de la Plaza del Carmen y en una función de género SICALÍPTICO cantar : "Van a la calle de Peligros los que oprimen al país y a la del sordo va el Gobierno que no quiere oír". Nos dejan sólo una semana más para disfruta ésta señal para navegantes perdidos.

laura cepeda